Es evidente que emprender un negocio propio, no es algo que se realice en unas horas, ya que lleva consigo un largo proceso de maduración, que hará posible que esa idea que planea por nuestra mente pueda llevarse a cabo y alcanzar el éxito.

Las fases principales con las que debemos de contar, las podemos estructurar en las que a continuación se detallan:

• Idea de Negocio

Está claro que es el punto más importante a la hora de emprender un negocio propio: ”La idea”.Evidentemente, debemos de buscar la misma, en las necesidades del mercado, lo que demanda la sociedad y que no está cubierto por otros. En la actualidad existen infinidad de portales de ayuda a emprendedores que te pueden guiar para elegir el negocio que deseas crear. Aunque parece que está todo inventado siempre existe “algo” que se necesita. Es evidente que cuando ya tenemos en mente nuestra idea, el nombre de la MARCA está empezando a dar vueltas por nuestra cabeza, con lo que el centro del negocio lo tenemos más o menos decidido.

• Estudio de Mercado

Una vez que nuestra idea la tenemos presente, el siguiente paso sería el realizar un pequeño estudio de mercado de la posible competencia; es decir, ver cómo funcionan nuestros competidores y hacer una pequeña previsión de qué nos puede suponer el poner en funcionamiento nuestro negocio. Hay que ser siempre realista y tirar un poco “a la baja”.

• Ubicación: Online Vs. Offline

Gran dilema el que se nos aparece, sobre todo porque la aparición de las nuevas tecnologías, está haciendo que cada vez aparezcan más negocios online, desplazando a los que se establecen a “pie de calle”, y tienen al ecommerce como herramienta principal de venta. Esta decisión dependerá de la idea de negocio que vamos a poner en marcha, teniendo en cuenta, sobre todo, que los costes van a ser más bajos en aquellas ideas que no requieren de un negocio “físico, así como del producto que vendamos, por lo que el desembolso será más importante si tenemos que comprar producto y tener stock del mismo. Si nos decantamos por posicionarnos en la venta “offline”, debemos de elegir una zona, en la que tengamos clara la competencia que hay a nuestro alrededor, además de tener en cuenta los costes fijos y variables que nos acarreará ese negocio: alquiler, seguros, suministros, impuestos,…

• Producto y Público

Una vez que tenemos claro el producto que vamos a vender, habrá que analizar a quién va ir dirigido, nuestro público objetivo o target, que al final es al que quieres venderle tu producto final. Para delimitar este público, podemos tener distintas variables de estudio: edad, gustos, situación económica,…., pero siempre hay que ser realistas.

• Realizar un buen Plan de Negocio

Todo negocio lleva consigo el hacer un plan de negocio, ya que sin él, difícilmente podremos emprender un negocio propio, ya que la organización o estructura, así como la gestión, son herramientas indispensables para el análisis de nuestra idea. En la actualidad existen innumerables ejemplos de planes de negocios, que podemos encontrar en internet, y que nos servirán de guía para estructurar el nuestro, a lo que hay que añadir las ayudas que llegan desde Comunidades Autónomas, Ayuntamientos, Diputaciones,…, que nos prestarán sus servicios para facilitarnos cualquier información. Dicho plan podría estar dividido en las siguientes secciones, en las que debemos de realizar un estudio:

1. Marketing
2. Financiera
3. Recursos Humanos
4. Comercial
5. Jurídica

• Financiación

En resumen, de dónde sacar el dinero para poner en marcha nuestro negocio. Pues bien, una de las claves principales para obtener financiación, reside sobre todo, en haber hecho un buen plan de negocio, porque a los lugares que acudamos para que nos presten ese dinero tan necesario, para poner en marcha nuestra idea, nos van a solicitar todos los datos necesarios para evaluar nuestro futuro negocio. Hay que tener en cuenta que nadie presta dinero a ideas “efímeras”, deben de tener consistencia, como proyecto. Otra de las alternativas por la que podemos optar, es la de nuestros propios fondos, así como el de nuestro entorno más cercano, familiares y amigos, aunque hay que ser cauto, ya que no podemos excedernos en las pretensiones. Siempre debemos pensar, en que todo ese dinero que solicitemos, hay que devolverlo, por lo que tenemos que tener los pies en el suelo.

• Requisitos legales

Una vez que tenemos todo lo anterior bien atado, debemos de estudiar qué forma jurídica va a tener nuestro nuevo negocio. Lo más lógico y fácil es acudir a expertos, porque los pasos a seguir son complicados. Existen organismos locales que nos ayudarán en todo este proceso.

• Lugar de Funcionamiento y acondicionamiento

Ya tenemos constituida nuestra sociedad y pedidas todas las licencias de funcionamiento, así como los requisitos legales para empezar nuestro negocio, pues el siguiente paso es poner en marca el local, si nos hemos decantado por un negocio “offline”, donde va a residir nuestra actividad. Está claro que quizás no tengamos el suficiente capital como para comprar el mismo, o en la zona en la que nos vamos a ubicar no hay en venta ninguno, por lo que si alquilamos nuestra sede, no hay que fijarse únicamente en el precio del alquiler, también en todas las cláusulas que tengan que ver con ese espacio:¡Ojo!. Debemos de tener en cuenta si es viable realizar reformas y sobre todo cuánto nos vamos a gastar en acondicionar el local. Algunos propietarios se prestan a cofinanciar algunas reformas, aunque hay que valorar todo el dinero que vamos a invertir en ello.

• Elegir los Proveedores

Alguien tiene que servirnos el producto a vender, por lo que toca ponerse con los proveedores que se van a encargar de esta misión. Nos va a suponer un buen quebradero de cabeza, porque lo que sobran son proveedores, pero claro está que serán pocos los que se adapten a nuestras necesidades. Aquí debemos de fijar también nuestras condiciones de pago, para que la gestión de ello sea la correcta para nuestra economía. Evidentemente, este paso lo realizaremos, si vamos a vender productos, si por el contrario vendemos nuestros servicios, como un abogado o economista, no habrá que perder el tiempo en esta tarea.

• Recursos Humanos, Administración y Publicidad

Llegó la hora de confeccionar nuestra plantilla, así como de estructurar nuestro departamento de administración y dar la publicidad necesaria a nuestro negocio, con las acciones de marketing que más se adapten al mismo. Los procesos de selección para elegir a los candidatos idóneos, pueden ser largos, pero no debemos de precipitarnos porque al final el personal que trabaja debe de involucrarse en el proyecto igual que tú, por lo que habrá que dedicar todo el tiempo necesario para tomar esta decisión. Con respecto a tu departamento administrativo, hay que valorar los perfiles, ya que son puestos que no aportan “valor”, pero que sin ellos la gestión no funcionaría. Nuestra estrategia de marketing y publicidad, irá encaminada a conseguir una elaborada y cuidada visibilidad, ya que “una buena imagen vale más que mil palabras”.

Con todas estas fases terminadas y bien delimitadas, llego la hora de comenzar la actividad, basando tu negocio en una gran atención al cliente, así como en ofrecer buenos productos, que al final es lo que hace que tu Marca triunfe en un mercado tan competitivo como el actual, y que pueda servirte de motivación cuando decidiste emprender un negocio propio.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.