6 ideas para aplicar el merchandising a tu comercio

Pocos negocios usan el merchandising como herramienta de marketing. Sólo las grandes superficies aplican de manera profesional el merchandising, lo que les permite vender más y mejor. De hecho las grandes superficies van un paso más allá del merchandising a través del neuromarketing, como herramienta para generar ventas de forma emocional. Pero aunque tengas un pequeño comercio puedes usar las estrategias de merchandising que aplican las grandes empresas.  El merchandising se basa en técnicas de marketing en el punto de venta. Porque tras conseguir que potenciales clientes entren en tu local, debes de usar todo el poder del merchandising  para hacer que compren. Tal y como habrás visto en algunos de los locales más glamurosos de tu ciudad. Pero el merchandising es mucho más que usar la iluminación o el color en tu local, sobre todo se basa en cómo organizar los productos en el espacio disponible. El merchandising busca generar la venta de productos sin que el potencial cliente tenga en cuenta  el precio,  la moda, o la calidad del producto. Y para ponerlo en práctica en tu comercio, te sugiero las siguientes ideas:

  1. Organiza bien el espacio para que el cliente pueda recorrer tu tienda sin barreras y en sentido inverso a las agujas del reloj. Así podrás equilibrar los puntos calientes, es decir aquellos puntos donde los clientes acuden de forma natural, con los puntos fríos.
  2. Calienta por igual las zonas de tu comercio. Pon los mejores productos, aquellos que más se demandan, en los puntos fríos. Mientras que aquellos que menos se demandan ubícalos en las zonas calientes. Recuerda que el mostrador y la caja son puntos calientes de tu comercio, el cliente se dirige de forma natural hacia ellos.
  3. Cuida tu escaparate. Es uno de los factores claves de merchandising para estimular las ventas de una tienda. Si tienes un producto con poca salida prueba a exponerlo en el escaparate, especialmente en el centro y a la altura de los ojos. Y sobre todo renueva el escaparate en base a las temporadas de tu producto o actividad. Así llamará más la atención a los viandantes.
  4. En el interior del comercio coloca de forma accesible los productos, la altura ideal del lineal está entre 1,20 y 1,70 metros. Los productos de estanterías inferiores deben de ir destinados a niños, productos pesados, o productos muy demandados.
  5. Los productos deben de mostrarse por familias, sin mezclar diferentes tipos. Además debe de haber un buen número de unidades, y si están en fila hay que evitar que los primeros tapen la visión de los últimos si éstos son diferentes.
  6. Juega con la iluminación para crear espacios diferentes y sobre todo para enfocar la vista del cliente hacia productos y zonas concretas.

Tú opinión es muy importante para nosotros, así que te invito a que dejes tus comentarios y opiniones. Y si crees que este artículo puede ser de utilidad para otros emprendedores y negocios, ayúdanos a difundirlo a través de Redes Sociales.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.