Dudas de finanzas: ¿cómo calcular el coste de un producto?

Calcular el coste de un producto es algo fundamental para las empresas industriales que fabrican. No es lo mismo tener materiales para la venta sin transformación, que para incorporar al proceso productivo. Porque en el primer caso el cálculo se limitará a conocer el coste de adquisición, básicamente sumar al precio de compra los gastos vinculados como transportes, y el coste de almacenamiento derivado de la conservación, recepción, inspección, y manejo de las existencias.

Pero a la hora de calcular el coste de un producto, es mucho más complejo. De hecho tenemos que partir de una clasificación básica de los costes:

  • Directos: que corresponden a los bienes y servicios que se han consumido en el proceso productivo y que se asignan directamente al producto. Por ejemplo los materiales que forman el producto terminado o el coste de personal de la mano de obra que lo fabrica.
  • Indirectos: que corresponden a los bienes y servicios que aunque están vinculados al proceso productivo no pueden asignarse directamente al producto. Por ejemplo el gasto del departamento de marketing o de diseño del producto, pero también otros gastos generales como el coste mensual que supone la nave industrial.

En base a la clasificación anterior podremos formar el coste de un producto terminado como suma de los costes directos e indirectos en los que se ha incurrido durante la fabricación. Estos costes estarán identificados por el sistema contable financiero, en base a los principios y normas del plan general contable,  y el sistema de contabilidad analítica propio de la empresa. Realizando un calculo similar al siguiente:

+ COSTES DIRECTOS: para calcular el coste de un producto en base a los siguientes costes

  • Consumo de materias primas:
    Existencias iniciales + compras – devoluciones de compras – rappel sobre compras – existencias finales.
  • Mano de obra directa:
    Coste del personal empleado en las distintas fases de actividad que están directamente relacionados con la fabricación de los productos.

+ COSTES INDIRECTOS: para calcular el coste de un producto en base a los costes de las distintas fases de actividad que se reparten entre los departamentos y que no están directamente relacionados con el producto. Tal y como mencioné anteriormente.

= COSTE DE FABRICACIÓN como suma de los costes anteriores y que forman el coste de un producto resultante en un proceso de fabricación concreto, tenga la duración que tenga. Por ejemplo en la construcción puede durar años mientras que en la alimentación o la moda escasos días.

+ Existencias iniciales de productos en curso
– Existencias finales de productos en curso
= COSTE DE LA PRODUCCIÓN TERMINADA y que por lo tanto será la que se podrá poner a la venta al haber pasado por todas las fases de fabricación.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.