Emprender está de moda, ante la falta de oportunidades del mercado laboral y animados por las oportunidades y las startups de éxito que son cada vez más conocidas. Pero trabajar para uno mismo como emprendedor implica muchas preguntas: ¿tengo iniciativa suficiente?, ¿soy capaz de trabajar para mí mismo?, ¿tengo resistencia al fracaso?, ¿creo en mis aptitudes y capacidades como emprendedor?, ¿estoy dispuesto a aprender y comprometerme hasta el final?. Y es que una vez analizada la idea y el mercado es fundamental tomar en cuenta otras decisiones claves, sobre todo si es un negocio tradicional. Decisiones como por ejemplo dónde ubicar mi negocio, porque es una pregunta muy importante que puede provocar que la financiación necesaria para lanzar un negocio sea mucho mayor.

El que un negocio se ubique en un sitio u otro depende en buena medida de variables como el coste del suelo, las posibilidades físicas y legales, la facilidad de acceso al mercado de los productos y servicios, así como la proximidad a factores de producción como son recursos naturales, proveedores, o mano de obra cualificada.

Usos alternativos de naves industriales

Una buena ubicación de un negocio son las naves industriales, pero más allá de los usos habituales hoy en día las naves industriales tienen otros usos más adaptados a los nuevos tiempos y sobre todo a las necesidades de las empresas, en especial de las startups o empresas tecnológicas. De ahí que hoy en día se puedan usar naves industriales con fines exclusivamente comerciales o administrativos. El ingenio de los emprendedores ha creado estos usos alternativos de naves industriales, reconvertidas en locales y oficinas con un aire moderno pero industrial. Dado que el espacio es un lujo en los centros de las ciudades, las naves industriales ofrece mucho espacio a un precio metro cuadrado más asequible, por lo que con un poco de imaginación se pueden conseguir ideas y usos de negocios como por ejemplo:

  • Oficinas con grandes espacios de trabajo diáfanos para grandes empresas o negocios de tipo creativo donde el espacio es necesario para mejorar la calidad y productividad del trabajo. También las naves industriales permiten usos con espacios cerrados para trabajar en grupo, con salas de reuniones totalmente equipadas así como la construcción de otras zonas como aseos o áreas de recreo.
  • Parques de ocio para un público infantil o adulto que pueden incluir rocódromos, zonas de restauración y descanso, aseos, vestuarios, etc. Las naves industriales permiten usos relacionados con actividades de ocio que necesitan de grandes superficies para poder desarrollar el negocio.
  • Fiestas y eventos pueden ser otras ideas de negocio viables como usos alternativos de naves industriales, dado que su lejanía de zonas residenciales evita molestos ruidos a vecinos. Ofreciendo zonas de aparcamiento y espacio para organizar eventos y fiestas sobre todo de música electrónica.
  • Salas de exposición que bien acondicionadas pueden ser el escaparate perfecto de negocios basados en el arte o el mobilairio, que requieren mucho espacio para la exposición de grandes piezas.

Claves para ubicar un restaurante o un bar

Los bares y restaurantes son uno de los negocios tradicionales que lanzan los emprendedores españoles. Y además su ubicación es clave, al igual que pasa con los comercios. Una buena ubicación es la mejor inversión para un restaurante, porque permitirá contar con un flujo constante de clientes. De ahí que antes de montar un negocio de hostelería te preguntes si sabes cómo administrar un restaurante porque para abrir uno hay que tener bastante dinero. Y de hecho una de las cosas que más cuesta al poner un restaurante o un bar, es precisamente el local. De ahí que antes de meterse en esa inversión lo mejor es contar con un buen plan de negocio del restaurante o bar. Si el plan es viable desde el punto de vista económico y financiero, entonces es momento de ponerse manos a la obra en la búsqueda de un local para abrir un restaurante en España:

  • Elegir un buen local es la clave de un negocio de hostelería, por eso uno de los pasos previos para abrir un restaurante es saber dónde está nuestro cliente potencial pero también dónde está ubicada nuestra competencia. Para así evaluar luego el número de personas que pasan por la zona del local, es decir el tránsito, y que son de nuestro público objetivo.
  • A la hora de abrir un restaurante no sirve cualquier local, dependerá del tipo de concepto de restaurante: su oferta gastronómica, el tipo de servicio a ofrecer (en barra, para llevar, en mesa), la diferenciación respecto de la competencia, etc. Como puedes ver al abrir un restaurante debes de tener en cuenta que el concepto condiciona el tipo de espacio y la ubicación del local.
  • Valorar si es mejor un local de obra nueva o mejor un traspaso de un local ya reformado. Porque a veces los traspasos esconden negocios viejos que además no cumplen con las normativas municipales actuales. Como por ejemplo: asesos para minusválidos, cuartos de basuras, rampas de acceso, vestuarios, etc.

Ubicar tu negocio en parques empresariales

Un parque empresarial es un área de negocios ya consolidada, donde las empresas están agrupadas y la mayoría de ellas realizan actividades de tipo comercial, no de tipo industrial porque para eso ya estarían los polígonos y parques industriales, ni de tipo tecnológico porque para eso están los parques tecnológicos. Existen muchos parques empresariales en España, especialmente en Madrid, y algunos de ellos son incluso virtuales. Las principales ventajas de estas zonas empresariales son:

  1. La existencia de espacios amplios con un gran número de aparcamientos.
  2. La buenas comunicaciones y conexiones con otras zonas geográficas.
  3. La concentración de servicios básicos así como de infraestructuras.
  4. Potenciales colaboradores y clientes en la misma zona.
  5. Precios más accesibles que en zonas céntricas.

Consejos para decorar una oficina de trabajo pequeña

Si al final has ubicado tu negocio en un pequeño local,tendrás que tirar de decoración y gusto para poder crear un buen espacio de trabajo. Así cuanto más partido saquemos al espacio mejor podremos trabajar, y para ello hay algunos consejos de diseño para oficinas pequeñas:

  • Ser muy práctico, porque debemos de encontrar un equilibrio entre estética y funcionalidad. Para ello hay que tener claro nuestro gusto personal pero sin perder de vista la imagen de marca de la empresa. Y por eso lo mejor es recurrir a mobiliario práctico y muy versátil mediante muebles con cajones en vertical que permitan archivar ahorrando espacio, escritorios y mesas con bandejas sobre superficies largas y poco anchas para ahorrar espacio.
  • Recurrir a las paredes para colocar estantes donde poder almacenar y así liberar espacio de armarios y mesas. Pero también para organizar accesorios de trabajo que estén siempre disponibles.
  • Elegir colores de paredes claros que combinados con una iluminación natural, darán una sensación de mayor amplitud y luminosidad a pesar de ser una oficina de trabajo pequeña. En caso de no disponer de iluminación natural la mejor solución en iluminación de oficinas pequeñas son las lámparas de techo.

Aunque a la hora de decorar una oficina también es importante la sostenibilidad, para reducir el gasto por consumo tanto en iluminación como en calefacción. Pero además de reducir el gasto las oficinas sostenibles mejoran el ambiente de trabajo y por lo tanto la salud de los empleados. Crear ambientes naturales favorecen la productividad de los trabajadores y reducen el estrés. Las oficinas verdes y sostenibles deben de cumplir unos requisitos:

  • Utilizar la energía de forma eficiente, con aparatos que controlen el consumo y que apaguen las luces cuando no hay nadie o que auto regulen los sistemas de climatización.
  • Usar aparatos eléctricos modernos como bombillas y electrónica de bajo consumo, que ayuden a tener una oficina más sostenible.
  • Apostar por los espacios naturales con plantas y luz natural que además reducen los niveles de estrés mejorando por tanto la productividad del personal al mejorar el estado de ánimo.

Cómo financiar la ubicación de tu negocio

Una vez que tenemos un inmueble o local para el negocio llega el momento de saber cómo lo vamos a financiar. Existen muchas opciones pero no todas tienen el mismo coste ni plazo, por lo que es fundamental analizar y comparar todas las soluciones de financiación para el local de tu negocio, sea para uso comercial o industrial:

  • Financiación mediante préstamo hipotecario: es la opción más habitual al comprar un inmueble para el negocio. Es la solución financiera con menor interés y mayor plazo de devolución dada la garantía real del propio local o nave industrial donde se va a realizar la actividad empresarial.
  • Leasing inmobiliario: es una fórmula similar al préstamo hipotecario pero donde la propiedad se transmite al final. Las cuotas permiten fraccionar el pago del precio del inmueble pero también el IVA, por lo que el desembolso es mucho menor aunque el interés de la operación financiera sea mayor. El leasing es un arrendamiento financiero, pero que al final del pago de todas las cuotas tiene una opción de compra sobre el inmueble. Por lo que se puede aprovechar ciclos inmobiliarios para comprar barato con una financiación que fracciona los pagos, y al final ejercitar la opción de compra si el inmueble se ha revalorizado. Al final el coste puede ser similar al de un alquiler de naves, locales comerciales, u oficinas. Con la ventaja de poder ejecutar la opción de compra.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.