Hoy entrevistamos a Christian Van Der Henst, Cofundador de Platzi.com. Una empresa tecnológica que lucha por hacer de la educación online la base del sistema educativo.
Para ello Platzi ha recorrido un largo camino, primero con educación online en español destinada a Latinoamérica, región de origen de los fundadores Christian Van der Henst y John Freddy Vega. Para luego pasar a la educación online en inglés tras su salto al Silicon Valley.
Un viaje que emprendieron con sus propios recursos y que basaron en un modelo de “primero cobrar para luego hacer el curso”. Lo que ha permitido que Platzi haya sido rentable desde el primer día, algo raro entre las empresas tecnológicas. “Un modelo de negocio tradicional basado en prestar y cobrar servicios, pero que ha permitido a Platzi crecer a nivel mundial gracias a la creación de contenidos primero en español y luego en inglés”.
Pero sin duda el gran punto de inflexión para lograr ese crecimiento y haber dado el salto a USA fue el segundo año de vida. La reinversión les permitió financiar el crecimiento, y de ahí pasar a tener oficina en San Francisco y participar en un programa de la aceleradora Y Combinator, la más prestigiosa de Silicon Valley. “Lo que hizo que Platzi creciera más rápido por la mayor presión, no tanto por la mayor visibilidad”, según afirma Christian Van Der Henst.
Una presencia en USA que les ha permitido tener acceso a más dinero y talento, pudiendo trabajar mejor los contactos de cara a crear relaciones a largo plazo. Además para Van Der Henst, “estar en San Francisco, te permite ver las innovaciones del futuro, porque si resuelves un problema aquí lo resuelves para todo el mundo como hizo Uber con la movilidad, y aprender de los competidores”.
Platzi se basa en contenidos prácticos y entretenidos que permiten ofrecer una educación online de calidad, ofreciendo resultados para los alumnos. Lo que favorece el aprendizaje además de aumentar el porcentaje de finalización de los cursos.
En Estados Unidos la clave de su éxito está en conseguir como profesores a profesionales norte americanos que nunca han dado clase, lo que permite ofrecer contenidos casi en exclusiva.
En cuanto a las lecciones para emprendedores tecnológicos que guían su trayectoria, Christian Van Der Henst nos dejó las siguientes:

  • Siempre aprender de qué hacemos mal y ver cómo lo podemos solucionar o mejorar.
  • Invertir en el equipo, dedicando tiempo al grupo y haciendo que viajen entre las diferentes delegaciones para que así puedan crecer profesional y personalmente.
  • Establecer unos indicadores honestos que permitan medir lo importante, y luego hacer que crezcan.
  • Crear productos globales, con modelos de negocio que ganan dinero desde el principio.
  • Al inversor norte americano le preocupa mucho cómo usamos y cuidamos su dinero.
  • Aprender a dedicarse tiempo personal, aunque depende de las culturas.

Mientras que los libros de cabecera que Christian Van Der Henst nos recomendó y que más le han ayudado, fueron los siguientes:

  • A high output manager, de Andrew S. Grove.
  • Zero to one Zero to One: Notes on Startups, or How to Build the Future, Peter Thiel.

Por último Christian Van Der Henst nos deja sus tres claves para emprender con éxito:

  • Hacer algo que te haga feliz y que te apasione.
  • Dejar impacto en el mundo, ayudando a que sea un sitio mejor.
  • Buscar modelos de negocio que permitan resolver las grandes desigualdades.

Esperamos que los próximos años  Platzi, tal y como imaginaba Christian Van Der Henst, “sea una fuente más para formar al profesional del futuro”.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *